VIAJAR POR CHINA. LEIZHOU Y ZHANJIANG: PROVINCIA DE GUANGDONG, CIUDAD

VISITA A LEIZHOU Y ZHANJIANG (PROVINCIA DE GUANGDONG)

DSCN2633

Salida de Zhangjiang

ABRIL 2011
Valoración: Escala del (-)1 al 5(+), los tamaños de la ciudad es en relación a la escala de las ciudades chinas.
RESUMEN DE ZHANJIANG (2 puntos):
Ciudad de tamaño medio, sucia y pre-desarrollada. Tiene dos visitas: Base Naval (2 puntos) y Jardín Botánico (4 puntos). Merece la pena alojarse una noche como punto de paso hacia la isla de Hainan. Segura, sin riesgo de robos.RESUMEN DE LEIZHOU (1 punto):
Pueblo de tamaño grande, muy polvoriento. No tiene visitas. No dispone de hoteles de 4 o 5 estrellas (aconsejables en China: cada provincia asigna el nivel de estrellas y no sueles coincidir con la valoración europea, por lo que es preferible mínimo 4 estrellas)

Leizhou está muy próxima al mar y con vegetación. No obstante, es una zona cubierta de polvo proveniente de las canteras de piedra y cementeras de la región. Única industria que pudimos ver en nuestro recorrido.Para llegar hasta allí, aterrizamos en Guangzhou y después cogimos otro vuelo de una hora aproximadamente hasta Zhanjiang. Seguramente se puede ir en coche pero el camino promete ser tan lento como el que va de Zhanjiang a Leizhou. Ese tramo lo tuvimos que hacer por carretera. Sin arcenes y a una velocidad máxima de 90 km/hora.

DSCN2635

Población cercana a Leizhou

De Zhanjiang no hay mucho que decir. Lo primero que tengo anotado en mi diario es “!Qué ciudad más fea!”. Aparte de tener una de las principales bases navales militares de China, el Jardín Botánico y una playa que intenta atraer al turismo interior, no hay más que destacar. No se parece en casi nada a Guangdong, es más mísera y sucia (ratas muertas, aceras desconchadas, tiendas sujetas con cartones…)
Merece la pena visitar el Jardín Botánico. Es muy grande y algo que agradecedmos los turistas y poco usual en China, hay poca gente. Y eso que lo visitamos un sábado. Se está invirtiendo en la ciudad, sobre todo en la zona de la playas-En unos años es muy probable que el centro y la costqa de Zhanjiang se ha transformado en una ciudad de turismo, más limpia y moderna.Nosotros la hemos encontrado “a punto de”.

Es una ciudad puente entre lo que hemos visitado en la capital de la provincia (Guangzhou) y lo que encontraremos en Leizhou, que pese a tener más de 1,5 millones de habitantes, no deja de ser un pueblo. En Guangzhou están orgullosos de sus parques y atracciones espectaculares, preparadas para entretener y asombrar. Y lo consiguen. Como ejemplo está el precioso parque Linhua.
Pero en Zhanjiang, ni los parques ni la playa consiguen recordarte que estas en la misma provincia.
Por supuesto, no hay turistas, ni siquiera chinos. Tan sólo en el viaje en barco para acercarte por mar a los astilleros de la base naval, encontramos turistas. Los cuales aplaudieron enfervorecidos cuando se anunció que en frente estaba la famosa base militar. Para occidentales como nosotros, que no tienen mayor implicación en el patriotismo chino, es un viaje aburrido. No se ve nada más que lo que ya se intuye desde la orilla sin necesidad de coger el barco y no se pueden sacar fotos por seguridad militar.
Nuestro hotel es el Hafree International, tiene 5 estrellas pero no lo parece (y seguramente es de los mejores). Tremendamente sucio, con estética comunista y ventanas que dan a un muro. Eso sí, disponemos de una tremenda habitación. Nuestra hija se puso a jugar a gatas por encima de la moqueta y en un minuto tuvo los pantalones negros. Hacía tiempo que no pasaban el aspirador.Merece la pena el spa, es el único sitio donde puedes encontrar alguien que sepa inglés y tiene una imagen bastante glamurosa.

El resto de los servicios están burocratizados en exceso Como ejemplo casi nos quedamos sin desayunar por confundir el tiquet para el desayuno: entregamos el correspondiente a otra fecha y no había manera de explicar el malentendido. Y eso que ya llevábamos varios días alojados y éramos los únicos occidentales allí.
El desayuno deja mucho que desear (2 puntos): tiene poca variedad tanto en la parte de comida china como en la occidental.
En cambio, disponen de un restaurante chino-japones estupendo (5 puntos): barato, variado, buen servicio y no hay gente. Es muy recomendable la comida tepanyaki.
El personal no sabe inglés aunque sonríen y se esmeran por entendernos.
Casi todas las empleadas del hotel son chicas, muy delgadas y morenas de piel. En el norte y en la zona de Shanghai, la población es más alta y tienen un talle más ancho. Pero en general en Guangdong, son algo más bajitos y desde luego, bastante más estrechos (no lo comparo con mi talla, que es pequeña)
Apenas encontrabas personas andando en las calles. Aunque es una ciudad segura. Tan sólo había unos grandes almacenes que estaban prácticamente vacíos y eran muy, muy caros.
Esta ciudad es de grandes contrastes porque las pocas personas que compran son de un estatus alto. Hay edificios recientes (pocos) que destacan entre casas de una planta;  cuando no se trataba de casuchas de madera donde conviven una familia con sus gallinas y perros.
En la carretera hacia Leizhou circulaban coches de lujo que no son de imitación a los que los pequeños vehículos deben ceder el paso.
Esta entrada fue publicada en La Brújula China, VIAJAR POR CHINA. Guarda el enlace permanente.