El Viento como factor de desequilibrio

Los días de viento como los de hoy en varias provincias españolas pueden afectar más de lo que pudiéramos creer. Es recomendable prestar atención a donde pisamos y como lo hacemos, desde el talón a los dedos.

Pero no para evitar tropiezos,  que también,  sino porque el Viento Externo eleva demasiado nuestra energía provocando un Viento Interno que nos dificulta poder pensar y sentir tranquilidad.

En cambio,  pisar con consciencia, baja esa elevación de Energía equilibrando hacia el centro de nuestro cuerpo.

Por el mismo motivo es aconsejable taparse los oidos y el cuello con pañuelo y gorros.

Es como “mirar más hacia abajo que hacia arriba” cuando hace mucho viento

Esta entrada fue publicada en CLASES. Guarda el enlace permanente.