¿Cómo se prepara un buen té chino?

te redondo

Utiliza té y agua de buena calidad, presta atención a las medidas y sigue estos simples pasos para preparar un buen té chino.

1. Elige las hojas sueltas de té que tomarás. El rango común va desde el té negro fuerte hasta el blanco, mucho más suave. Los tés verdes y “oolong” (los más populares entre los chinos) se encuentran en la mitad de este rango. También hay tés rojos, amarillos y con esencias para elegir. Cada té requiere un método de preparación ligeramente diferente en cuanto a la temperatura del agua y el tiempo de remojo. Aquí hablaremos de los cuatro tés básicos.

2. Calienta dos tazas de agua en la pava. Para tés negros, lleva el agua a un rápido hervor de 212 °F (100 °C). Para el “oolong”, lleva el agua justo antes de que rompa el hervor, a unos 190 °F (87,8 °C). Los tés verdes funcionan mejor a temperaturas menores, de 160 °F (71,1 °C). Los tés blancos necesitan agua aún menos caliente, alrededor de unos 150 °F (65,5 °C).

3 Toma la cantidad necesaria de las hojas de té y ponlas en la tetera. La regla general es poner una cucharada colmada para cada ocho onzas (227,2 ml) de agua.

4 Vierte el agua caliente en la tetera y deja el té en remojo. Una vez más, cada tipo de té necesita un tiempo distinto de remojo. “Poner en remojo” significa dejar que el té se expanda en el agua y libere su sabor. Dejar al té mucho tiempo en remojo puede volver a la bebida amarga. Los tiempos de remojo para los distintos tés son: para el negro, de 4 a 6 minutos; el “oolong”, entre 3 y 4 minutos; el verde, entre 2 y 3; y el blanco sólo 2 minutos. Fíjate cuántas hojas de té se han expandido. Las hojas generalmente crecen entre 3 y 4 veces su tamaño durante el período de remojo.

5 Quita las hojas de té con un colador. La mayoría de las teteras tienen coladores incorporados para este propósito. Mientras sirves el té en las tazas, las hojas quedarán en la tetera y podrás disfrutar de una buena taza de té chino recién preparada.

6. A la hora de servir hay personas que primero calientan la taza, así se aseguran que el té se mantendrá caliente por más tiempo
7. Y también se puede repetir a añadir el agua caliente para hacer más té en la misma toma, hasta que ya no salga el aroma de té.

Esta entrada fue publicada en COCINA, Cultura en Asia, TE. Guarda el enlace permanente.